Pedreña

Pedreña

Casa de los Padres Jesuitas

CASA DE LOS PADRES JESUITAS

La Casa de los Padres Jesuitas también es conocida como la Casa del Conde Portillo. Forma parte de la actual sede jesuítica y perteneció a la familia Rubalcaba.

Este conjunto arquitectónico está protegido por una portalada que cerca el recinto y presenta peculiaridades con respecto a la línea barroca que seguía este elemento. La función principal de esta portalada es la señalización del acceso y es fiel representante al exterior del esplendor que habita en su patio. Con su aspecto pretende conservar el aspecto militar propio de las casonas más antiguas de Cantabria.

Las formas barrocas perduraron durante el siglo XIX en el mundo rural, pues los canteros que se encargaban de construir las casas de los burgueses buscaban un estilo dieciochesco. A pesar de ello, se introducen recursos como el rompimiento de las cornisas para la movilidad de los volúmenes que sitúan la construcción en la época en la que fue realizada.

La parte central de la entrada de la vivienda mantiene el modelo de los balcones laterales y acoge una escalera como solución arquitectónica y elemento diferenciador.

Actualmente se conservan dos escudos. En el lado izquierdo tiene labradas las armas de Rubalcaba, un guerrero lanceando una sierpe junto a una torre en la que asoma una dama. Y en la parte de la derecha aparecen representadas las armas del apellido Portillo, torre sobre aguas junto a un árbol y un perro atado.

El diseño de la casona está inspirado en la casa de Oruña y en el propio castillo de Agüero debido a los lazos familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.