Agüero

Agüero

Iglesia de San Juan

IGLESIA DE SAN JUAN

Esta iglesia parroquial fue construida en dos fases. La primera de ellas consta del siglo XIV y fue ordenada edificar por el Caballero de la Banda, Pedro González de Agüero. Así lo demuestra un descendiente del linaje en el año 1673 y la existencia de un sepulcro típico de la época en la propia iglesia.

La segunda fase tuvo lugar en el siglo XVII a cargo de Gabriel González Agüero, según pone de manifiesto un testimonio de 1617 en una inscripción que hace alusión a este descendiente como responsable de la reedificación.

En sus orígenes, la Iglesia de San Juan fue un templo gótico, pero la remodelación del siglo XVII envolvió su estructura original. El edificio tiene una estructura sencilla, nave única que se divide en tres tramos, dos capillas laterales y coro alto a los pies. La torre es de planta cuadrada, articulada en tres cuerpos y rematada con adornos en forma de pirámide que terminan en una figura esférica, característico del estilo clásico de las torres trasmeranas del siglo XVII.

La iglesia cuenta con diferentes tipos de arcos y columnas clasicistas de la segunda fase de construcción. Además dispone de un pórtico de acceso, también del siglo XVII, conformado por cuatro columnas de orden toscano sobre netos de sillería.

En la capilla mayor de la iglesia se encontraba el monumento funerario de Pedro González de Agüero, conservado desde 1968 en el Museo Diocesano de Santillana del Mar. Es un sepulcro de madera con dimensiones ligeramente superiores a las naturales.

El Caballero de la Banda está representado de cuerpo entero, con una composición cerrada y rígida. Lo encontramos ataviado con una túnica y porta una espada cuya empuñadura está recubierta con motivos decorativos. En brazos y piernas esto es sustituido por una cota, reflejo de la armadura que vistió como caballero. Su mano izquierda se apoya sobre el pomo de la espada y la derecha acaricia un halcón. La escultura también está acompañada de un perro sentado a los pies que mira a su amo. No muestra rasgos personalizados, sino que es una representación convencional propia de la baja Edad Media. Se trata de una obra realizada en el último cuarto del siglo XIV.

Se desconoce la fecha exacta de la muerte de Pedro González de Agüero aunque se barajan dos posibilidades. La primera sería en 1376, cuando se le concedió el “Alfolí de Hierro” y la “Guarda de Pié de Concha”. La segunda, 1380, momento en el que fue sustituido como tutor de su nieto, lo que hace suponer su muerte. Según apuntan ambas hipótesis, su fallecimiento se fecharía en la segunda mitad del siglo XIV.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.