Ruta 6 – Setién y Ría de Cubas

Al igual que la ruta 2, este circuito tiene su inicio en la Iglesia de San Vicente de Setién, ubicada sobre una elevación dominante sobre el entorno y correspondiente al siglo XVII, con torre blasonada a los pies. Esta iglesia estuvo históricamente unida al inmediato solar del apellido Setién, toponímico del pueblo, con una casa-torre de origen medieval muy remodelada en el siglo XVIII por D. Pedro de la Puente Mazas, primer Conde de Casa Puente, que ocupó importantes cargos durante el reinado de Carlos III. La finca es particular, por lo que nos limitaremos a verla desde el exterior, pero situados frente al pórtico de la iglesia y mirando hacia el Sur, podremos disfrutar de una amplia panorámica sobre Peña Cabarga y el Pico Castillo, así como los agrestes macizos del Miera y del Asón: Las Enguinzas, Porracolina, Mortillano y Peña Rocías, etc…


Iglesia de San Vicente (Setién)

Descenderemos desde la iglesia, saliendo del recinto señorial entre dos cubos coronados por picos, y girando inmediatamente a la izquierda en el primer cruce, en el Barrio Vayas, quedando a la derecha una bonita casona del siglo XVIII. Nosotros seguiremos una pista que discurre hacia el este, continuando de frente en un cruce y dejando a la izquierda la solitaria área recreativa de Setién, dotada de mesas, juegos infantiles, parrillas, etc… Ignoraremos una pista a la izquierda y saldremos a una carretera local que conduce al Barrio La Corcada, girando ahora a la izquierda para recorrer dicho barrio. Un poco más adelante encontraremos una bifurcación, existiendo a la derecha un abrevadero y un lavadero, si bien nosotros seguiremos por la izquierda, dejando atrás el pueblo y adentrándonos en una zona muy tranquila de prados y arbolado.


Casa Puente (Setién)

Debemos seguir a la derecha en sendas bifurcaciones, si bien luego hemos de volver a la segunda, pues la pista que seguimos desciende por la vaguada del Arroyo del Molinuco hasta las inmediaciones de la Ría de Cubas, para finalmente terminar en una finca particular por la que no es posible seguir. El pueblo de Cubas, perteneciente a Ribamontán al Monte y del que toma su nombre el estuario, se encuentra al otro lado de la ría, pero no se ve debido a la abundancia de arbolado, no existiendo tampoco puentes en este tramo. En todo caso merece la pena acercarse hasta la ribera de la ría en esta zona, conocida como Cuevas Rotas, y luego volver a esa segunda bifurcación (hay que subir un poco), en la que iremos ahora a la derecha (a la izquierda en el sentido original de la marcha). Nos toca seguir subiendo hasta alcanzar una loma recorrida por una pista, la cual hemos de seguir a la izquierda. Se trata de un barrio de casas dispersas, El Regollar, viéndose al otro lado de la Ría de Cubas la amplia llanada de Ribamontán al Mar, e incluso el océano en algún tramo.

 Ría de Cubas

Al salir a una nueva pista giraremos de nuevo a la izquierda, para descender de frente a Peña Cabarga y volvernos a desviar a la derecha al llegar al Barrio Casuso. Esta pista asfaltada, que gira progresivamente hacia el Norte, nos descubre una preciosa panorámica del tramo final de la Ría de Cubas, más amplia y despejada, descendiendo hasta una encrucijada de pistas en la que giraremos a la izquierda, sin llegar al Barrio La Redonda, situado en un amplio meandro de la ría. Ahora nos dirigiremos hacia el Suroeste, cruzando el Arroyo de la Magdalena por un puente muy cercano a la Fuente de la Salud, y subiendo hasta el Barrio Cubiles, en el que volveremos a seguir por la izquierda. Subiendo llegaremos a una nueva bifurcación junto a una nave, siguiendo por la izquierda para alcanzar el Cementerio de Setién, continuando de frente para ascender por una carreteruca al cotero en el que se levanta la Iglesia de San Vicente de Setién, en la que cerraremos este circuito por algunos de los barrios del pueblo y las proximidades de la Ría de Cubas.


Barrio Casuso (Setién)