Patrimonio Cultural de Agüero

ARQUITECTURA RELIGIOSA

  • IGLESIA DE SAN JUAN


Esta iglesia parroquial fue construida fundamentalmente en dos fases: la de su fundación en el siglo XIV, bajo el patronato de Pedro González de Agüero, y una segunda a lo lardo del siglo XVII a cargo de sus descendientes. Fue una parroquia de promoción familiar, concebida como capilla funeraria, en consonancia con la costumbre entre las familias solariegas.

Este edificio presenta en la planta una estructura sencilla, nave única dividida en tres tramos, dos capillas laterales y coro alto a los pies. Las cubiertas son todas de bóveda de crucería estrellada, con cinco claves, estando labrada la mayor y en las dos laterales, con el escudo de Gabriel González Agüero, reedificador de la iglesia.


Encontramos dos tipos de arcos. Los tramos de la nave central se organizan por medio de los apuntados que, apoyados en columnas clasicistas, corresponden a la segunda fase constructiva, realizada en el siglo XVII. Las capillas laterales se abren por medio de arcos rebajados. Por último, a los pies de la iglesia, otro de medio punto da acceso al cuerpo bajo de la torre.

Si bien en planta la estructura del templo es de cruz latina, no existe un verdadero crucero, ya que la altura de las capillas laterales es menor que la de la nave central. El pórtico, conformado por cuatro columnas de orden toscano sobre netos de sillería, obra del siglo XVII, cobija el acceso a la iglesia por el lado del mediodía. 

  • HUMILLADERO


Este pequeño humilladero responde a la devoción de un particular, quien lo promovió. Su organización es parecida a los que salpican los pueblos trasmeranos. Una reja lo cierra en su frente principal. El resto de muros son de sillarejo, a excepción de los sillares que sobresalen ligeramente en los laterales. En su interior, un crucifijo de madera policromada está decorado con atributos de la pasión en los brazos de la cruz y con representación de los condenados, a los pies de la misma.


 ARQUITECTURA CIVIL

  • CASTILLO


Emplazado frente a la Iglesia de San Juan, esta construcción destaca dentro del conjunto de Agüero, no sólo por ser la de mayor antigüedad, sino por su singularidad dentro del patrimonio arquitectónico de Marina de Cudeyo. Constituye un buen ejemplo de casa-torre rural enclavada en la vía costera, contribuyendo así a la concentración de fortificaciones que caracterizó al conjunto defensivo de Santander y Marina de Cudeyo.

Aunque la mayoría de los estudios suelen datar esta torre en torno a los siglos XIII y XIV existe un cierto debate historiográfico sobre su cronología, motivado por las remodelaciones que ha sufrido.

Se trata de una torre señorial cuya tipología seguirá patente entre las casas-torre del siglo XVI, debido a la escasez de adelantos técnicos. Es una torre de planta rectangular. Obra de mampostería en su mayor parte, está limitada por cuatro cubos circulares que acotan sus esquinas. Estos cubos presentan sendos remates apiramidados a modo de almenas. La continuidad del muro de sillarejo sólo es interrumpida por la portada de arco apuntado, cuya rosca se estructura a base de grandes sillares, y por cinco ventanas de reducido tamaño, también apuntadas y con sillares bien labrados. Aunque desaparecidas totalmente, debió tener foso, contrafoso y barbacana.

  • CASONA VILLANUEVA DE LA BARCA


En el siglo XVII el capitán Gabriel González de Agüero pudo construir la casa situada en el Barrio del Campo, frente a la antigua torre y junto a la iglesia de San Juan. Dicha casona debió estar finalizada en torno a mediados del siglo XVII.

Fue construida casi en su totalidad con sillarejo, si exceptuamos las arcadas, ventanas, bandas longitudinales y remates de las esquinas de la fachada.  La división en dos pisos sigue la distribución típica de las casas solariegas del siglo XVII, en las que se pretende la concordancia entre fachada y estructura interna de la vivienda.

El piso inferior está formado por tres arcos de medio punto que abren un amplio zaguán. Sobre él, un segundo cuerpo, destinado a las habitaciones, es organizado por tres ventanas y un balcón situado sobre el arco central. A la izquierda del mismo se encuentran las armas de la familia. Debajo de este escudo una placa nos refiere la grandeza del linaje.

  • CASA DE ORUÑA

En el Barrio de Trisuto se conserva la que fue casa de Oruña. Gracias a la información que nos aportan diversas fuentes, podemos entender que el edificio que ha llegado hasta nosotros estaba en construcción hacia 1705. Se trata de un edificio con planta en forma de “L” y dos alturas. Tres son los cuerpos en los que se estructura el conjunto: cuerpo lateral izquierdo, cuerpo central, anexo o capilla.

El cuerpo central se corresponde con la fachada principal y se organiza por medio de arcos carpaneles. El tercer cuerpo fue diseñado para alojar en él la capilla de la Concepción. La puerta de acceso se compone de arco de medio punto, enmarcado por pilastras toscanas que sostienen el entablamento y un frontón curvo partido.

  • CASA DEL SIGLO XVII

En el Barrio del Coterón existe una casona del siglo XVII. La composición de esta casa se caracteriza por la claridad de líneas, la perfecta distribución de los volúmenes en la fachada, siguiendo el más puro modelo serliano, y el perfecto reflejo de los ideales constructivos de las casas del siglo XVII: concordancia entre orden interno y externo.

  • CASA DEL SIGLO XVIII

En el Barrio de Ontanilla se encuentra esta casa del siglo XVIII, junto a otras de posible origen medieval. Sobre el arco de dicha casa existe una inscripción que se refiere a su constructor y señala la fecha de 1709 como la de su fábrica.

  • ESCUELAS

En el mismo Barrio de Ontanilla se encuentran las antiguas escuelas, edificio sencillo y buen ejemplo de casa regionalista.